6 consejos infalibles para una mudanza exitosa

Alquilar o comprar una nueva vivienda es un cúmulo de sensaciones encontradas como la ilusión por cambiar de aires, empezar una nueva etapa de tu vida, decorar un nuevo hogar, aumentar la familia…

No obstante, este proceso conlleva también la, para muchos, temida mudanza. Sin embargo, una mudanza no tiene porqué ser un trámite desagradable ni un calentadero de cabeza si seguimos una serie de consejos y pautas:

Organización

En Tupisoengranada.es tenemos claro que hay cosas en la vida que mejor no planificar, pero no es el caso de una mudanza.

Para no estresarnos con la mudanza es recomendable planificarla y organizarla con el tiempo suficiente para que no nos pille el toro en el último momento. P

ara ayudarnos podemos dedicar un rato con nuestra pareja o familia a dedicar un plan en el que cada uno tenga unas tareas específicas y un tiempo concreto para realizarlas, también es importante que todos los que participen en la mudanza tengan claro las estrategias de embalaje que se van a hacer para que la mudanza sea ordenada y eficaz.

Podemos organizar las cajas según donde se vayan a colocar en la nueva casa e identificar cada una escribiendo sobre ellas o con la ayuda de cintas adhesivas de colores.

Aprovecha para renovar y hacer limpieza

No hay mejor momento para hacer limpieza y deshacernos de todo lo que no usamos o necesitemos que una mudanza. A veces, hasta que no llega el momento de cambiar de vivienda no somos conscientes de la cantidad de ropa y objetos en general que no utilizamos y que ocupan un espacio considerable.

Podemos aprovechar y dar o tirar aquella ropa y muebles que no utilicemos o que se hayan quedado anticuados para nuestra nueva casa, mejor irse con lo justo que empaquetar cosas que no utilizaremos o que no tardaremos en tirar.

En el caso de que en el nuevo piso o chalet tengamos menos espacio, podemos pensar en la opción de alquilar un trastero y meter allí cosas que utilizamos, pero muy de vez en cuando, como mobiliario de playa, herramientas, etc.

Contratar o no un servicio de mudanza

Al pensar en esta posibilidad, lo primero será revisar el presupuesto que tenemos y si realmente necesitamos este servicio. Dependerá de nuestras posibilidades decantarnos por una empresa que realice toda la mudanza por nosotros, o en cambio decidimos sólo contratar el transporte.

Esta decisión en más complicada cuando vivimos en un piso y necesitemos contratar una grúa para subir o bajar los muebles, también es un factor importante que haya o no ascensor.

Otra opción es empaquetar las cajas nosotros, y con ayuda de familiares o amigos y luego alquilar la furgoneta o camión en el caso de que ningún conocido nos la pueda prestar.

El momento de empaquetar

Para no agobiarnos, lo mejor es empezar a hacer cajas unas semanas antes del día de la mudanza. Para que la mudanza no repercuta demasiado en nuestra vida diaria, podemos empezar a empaquetar aquellas cosas que no no necesitamos en nuestro día a día, como ropa de otras temporadas, libros, objetos de decoración. Siempre con la premisa de meter las cosas ordenadas y no cargar al máximo las cajas para poder moverlas luego con más facilidad.

Si tenemos que empaquetar una casa entera, mejor guardar los objetos de cada habitación por separado y marcar las cajas adecuadamente. Para ayudarnos podemos hacer un inventario.

Para que nada sufra durante el camino mejor envolver los objetos delicados con burbujas o sábanas.

Hacer un ‘kit de supervivencia’

En el momento de empaquetar no podemos olvidar meter en una maleta que llevemos con nosotros en el día de la mudanza en la que metamos todo lo necesario para, al menos, pasar la primera noche: Neceser con todo lo que no nos puede faltar, ropa de cama, pijamas, toallas, y la ropa que vayamos a necesitar.

Otros elementos que deberemos tener siempre a mano son los artículos de limpieza, de esta manera tendremos garantizada la limpieza en ambas viviendas y no perderemos tiempo buscando lo que necesitamos para limpiar.

Por dónde empezar a colocar

Tras desmontar algunos muebles (con cuidado de no perder piezas y de cubrir adecuadamente las esquinas) y tener todo empaquetado, llega el momento de cargar el camión o furgoneta.

Para aprovechar bien el espacio primero cargaremos los muebles más grandes, después las cajas más pesadas y al final las más ligeras sobre las otras o el mobiliario más resistente. Después podremos rellenar los huecos y asegurar todo con cuerdas para que no se caiga ni se rompa nada.

No olvidemos que por el bien de nuestro cuerpo, mejor más viajes con menos peso que cargarnos más de la cuenta.

Una vez en la nueva vivienda, lo más normal es agobiarnos al ver tantas cajas y muebles amontonados, pero que no cunda el pánico. Lo mejor siempre, es empezar por el principio.

Primero montaremos los muebles, después un consejo es empezar por colocar las cosas de la cocina y los baños, seguir con las habitaciones y terminar por el salón.

Y ahora sólo queda… descansar por el trabajo bien hecho y disfrutar del nuevo hogar.